A QUIEN VA DIRIGIDA LA MEDIACIÓN FAMILIAR

 

¿A QUIÉN VA DIRIGIDA LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

 

 

Dependiendo del ámbito en el que el conflicto esté ubicado, la mediación familiar va dirigida a:

 

1.- Parejas, casadas o no, que van a asepararse o divorciarse así como parejas que ya se han separado o divorciado y quieren renegociar o modificar los acuerdos que tomaron en su día. Son casos de mediación familiar en ruptura de pareja. En estos casos la mediación familiar servirá de ayuda para decidir sobre temas como:

 

- Dónde vivirán nuestros hijos/as.
- Cuándo verán a cada uno de sus padres.
- Cómo cubrirán los gastos de sus hijos.
- Cómo repartirán su patrimonio económico.

 

    2.- Hermanos/as, cuñados/as y demás familia extensa cuando se trata de Mediación Familiar para lograr acuerdos en la organización familiar para el cuidado de una persona dependiente. En los que acordarán: 

 

- Cómo repartimos las tareas que implican el cuidado.
- Quién se encarga de qué.
- Cómo decidimos dónde vivirá nuestro padre/madre.

 

3.- Hermanos/as con sus padres/madres en el caso de conflictos económicos. Mediación familiar para reparto y gestión de herencias: 

 

- Cómo repartimos los bienes.
- Cómo afrontamos el pago de deudas.
- Cómo afrontar los gastos para el mantenimiento del patrimonio.

 

    4.- Padres/ madres y sus hijos adolescentes, para mejorar la convivencia familiar, son casos de mediación familiar: 

 

- Cómo convivir en casa de forma pacífica.
- Reparto de tareas.
- Horarios.
- Economía.

 

5.- Parejas que no desean separarse sino mejorar, renovar y/o modificar algunos puntos en su convivencia, son casos de Mediación familiar para desacuerdos entre iguales y protectos de convivencia: 

 

- Reparto de tareas domésticas.
- Cuidado de niños.
- Organizar el tiempo de ocio.
- Retomar las salidas como pareja.

 

    6.- Padres y madres separados que quieren modificar o renovar algunos de los acuerdos que tomaron con respecto a sus hijos en el momento de la separación. Son casos de mediación familiar en desacuerdos en funciones parentales. 

 

- Dónde vivirán nuestros hijos/as.
- Cuándo verán a cada uno de sus padres.
- Cómo cubrirán los gastos de sus hijos.
- Cómo repartirán su patrimonio económico.